¿Quién es y qué busca Fernando Kim?

Su nombre completo es Fernando Pulido Kim, pero para ser más fácilmente identificable emplea su segundo apellido, repentinamente salta a la palestra enarbolando una bandera de remoralización del PRI, criticando las decisiones que causaron la estrepitosa derrota del partido en las pasadas elecciones y señalando soluciones para los problemas presentes mediante una limpia de “traidores”. Señala en esa categoría a dos grandes pilares de la derrota: el primero, el gobernador saliente Aristóteles Sandoval; el segundo: la militancia conformista que nunca levantó la voz ante decisiones e imposiciones que tuvieron como consecuencia la derrota.

A todo esto, nos debemos preguntar dónde estaba este redentor en el momento en que esas causas que hoy señala y condena nacieron y crecieron. Destaca en su labor «reconstructora» en junio de este año,  colocando a su novia María José Vargas Crespo como presidenta del Movimiento Juvenil Mexicano en Jalisco.

Donde primero lo encontramos es llenándose las bolsas con dinero fruto de ser aviador en distintos espacios: En el PRI estatal, cuando Héctor Pizano (este nombre se repite mucho en sus antecedentes) dirigía sus destinos, cobraba como director de comunicación (oficialmente) $28,435 pesos al mes, en el Sistema Jalisciense de Radio y Televisión cobraba $30,410 pesos en la dirección administrativa de Alberto Mora Martin del Campo, quien reposaba a la sombra política de (nuevamente) Héctor Pizano.

Actualmente sólo contará con su aviaduría en la Universidad de Guadalajara, donde cobra $11,530 pesos al mes como profesor titular e investigador de la Preparatoria Regional de Tala de la UdeG, a donde nunca ha asistido ni de pasada, gracias a que su hermana Sayuri Pulido Kim es directora de recursos humanos de la casa de estudios.

Lo interesante del caso es que no hay que rastrear mucho para encontrar en las raíces políticas y económicas de Kim la mano de Héctor Pizano, quien cuando no se le cumplió el capricho de la candidatura al gobierno de Jalisco, se dedicó a torpedear a los otros dirigentes, mientras que este supuesto redentor no levantaba un dedo, como ahora quiere hacer creer que lo hace.

En entrevista con el diario El Informador, fracción de la cual se puede escuchar en el Facebook del mismo Kim, habla de los traidores “que hicieron acuerdos por debajo de la mesa y que vendieron su dignidad o otros partidos”, ahora que Pizano, su jefe político sin el menor pudor reveló mediante redes sociales en el video donde Alfaro le dio la bienvenida que desde hace años tiene acuerdos y lleva una gran amistad con Enrique Alfaro integrándose a la bancada de Movimiento Ciudadano. ¿Está mordiendo la mano que le dio de comer o está aludiendo a otros? Pero, previamente no señaló a nadie y ahora, a toro pasado, sí levanta la voz y habla de “nombre y apellido” que antes no nombró.

Roberto Cesar Contreras, militante priista le replica en su Facebook: “Hacer leña del árbol caído es de las acciones políticas mas detestables, no te vi pronunciarte cuando «las decisiones de casa Jalisco» supuestamente se dieron… Ahora que nos vamos a quedar sin líder político en el estado es FÁCIL hacerse el revolucionario”. Tiene toda la razón.

Héctor Pizano ha puesto en movimiento a un esbirro para tratar de insertarse desde dentro del partido que ya no es primera fuerza y apropiarse de lo poco que le queda al PRI, el ahora promotor del purismo, de la ética y de la limpia al interior del PRI, Fernando Pulido Kim, tiene el encargo de torpedear lo poco que queda de ese partido político.